Por nuevas rutas haitianos llegan a Tapachula

Los operativos del Instituto Nacional de Migración (INM) y la Guardia Nacional (GN) no han podido frenar el ingreso de migrantes haitianos a esta ciudad, a pesar de extender sus operativos a carreteras de terracería y puntos de extravío, por donde a diario transitan más de 800 caribeños, apoyados por traficantes de personas.

Los migrantes haitianos deben pagar 300 dólares para cruzar el río Suchiate, que divide a Guatemala y México, y otros 300 para viajar por carreteras de terracerías y caminos de extravío (brechas utilizadas por los pobladores locales) para llegar a Tapachula. La ruta pasa por el ejido Guadalupe Victoria, del municipio de Tuxtla Chico.

Durante un recorrido realizado en el ejido Guadalupe Victoria, se observó la presencia de un poco más de un centenar de migrantes haitianos que esperaban la orden del traficante para cruzar por un puente colgante, también conocido como “puente de hamaca”, sobre el río Cahoacán, en el límite entre los municipios de Tuxtla Chico y Tapachula.

Media hora después, hombres y mujeres con niños en brazos caminaron a paso lento por el puente, de unos 200 metros de largo, construido de tablas, alambre y sostenido por gruesos cables, que conecta con el ejido San Nicolás Lagartero. Tras caminar unos tres kilómetros, decenas de taxis que prestan el servicio en esta ciudad recogieron a los caribeños y los trasladaron al centro de Tapachula.

Ellos tuvieron suerte. Una hora antes, dos camionetas tipo Van con agentes del INM y otra de góndola con elementos de la Guardia Nacional hicieron presencia en la comunidad de San Nicolás Lagartero, donde montaron un operativo en medio de matorrales y plantaciones de caña, logrando la detención de varios haitianos.

Los agentes federales evitaron cruzar el puente de hamaca e ingresar a la comunidad Guadalupe Victoria, donde se encontraba el resto de los migrantes.

El reforzamiento de los operativos del INM y la Guardia Nacional para detener y evitar la llegada de migrantes haitianos a Tapachula ha provocado que los caribeños busquen caminos alternos y peligrosos, pero también ha elevado el costo del viaje, de 45 kilómetros, de la frontera a Tapachula.

error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!