La vacuna de AstraZeneca tiene mayor efectividad en los mexicanos, según el INSP

El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) reportó un alto nivel de efectividad de la vacuna anti COVID de AstraZeneca-Oxford entre los mexicanos, mayor que en el resto del mundo.

La vacuna AstraZeneca se ha ganado un lugar en la memoria de los mexicanos debido a los fuertes efectos secundarios que muchos experimentaron. Sin embargo, este dolor valdrá la pena ahora que se sabe que este antígeno tiene una efectividad superior en la población mexicana de la que se calculó en los ensayos clínicos. La protección contra enfermedad grave, hospitalización y fallecimiento por COVID-19 es del 90% entre los mexicanos.

De acuerdo con los resultados de los ensayos clínicos, se estimaba que la vacuna AZD1222 tenía una eficacia de 63.9% contra infecciones sintomáticas por SARS-CoV-2. Sin embargo, la doctora Alpuche Aranda, directora del Centro de Investigación sobre Enfermedades Infecciosas (CISEI) del INSP, explicó que para el caso de la población mexicana, se ha observado que esta efectividad se eleva a un 90%.

La también coordinadora del Grupo Técnico Asesor de Vacunas en México dijo, en un foro organizado por Milenio, esto es algo que no se esperaba, dado que, por lo general, la efectividad observada suele ser menor que la estimada a la hora de aplicarla en grandes campañas de vacunación.

¿Cuántas dosis requiere la vacuna de AstraZeneca?
La vacuna de AstraZeneca requiere dos dosis para obtener la efectividad más alta. No obstante, la primera dosis puede otorgar una protección del 54% contra enfermedad sintomática de leve a grave, ésta sube hasta más del 88% con las dos dosis.

A diferencia de Pfizer y Moderna, basadas en ARN mensajero, la de AstraZeneca es una vacuna basada en un vector. Esto implica colocar el material genético del virus en una versión modificada de otro virus (el cual funge como vector). Éste ingresa a las células, entrega el material genético selecto del virus SARS.CoV-2 para brindar instrucciones a la célula para hace reaccionar al sistema inmune.

Se puede decir que desencadena una especie de simulacro, ya que no infecta del virus real al cuerpo humano, sino de una versión equivalente pero inofensiva. Así, cuando haya un contagio real de COVID-19, el sistema inmunológico estará preparado para combatir al virus. En varios casos, se observan efectos secundarios, no obstante, la mayoría de estos son inofensivos y pasajeros. Aquí puedes saber qué hacer tras recibir la vacuna .

También es falso que el ADN del virus del COVID-19 se vuelva parte del ADN de los seres humanos, tal como se ha difundido por el movimiento antivacunas. De hecho, las células interactúan todo el tiempo con diferentes estructuras genéticas, el simple hecho de comerse un plátano o una manzana genera interacciones de este tipo, sin que eso signifique que el ADN de estas frutas se «combine» con el del ser humano.

Información de Expansión MX

error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!